Saltar al contenido principal

Fisioterapia Postparto

La fisioterapia ayuda a recuperar el suelo pélvico tras el parto: estas son las claves para las primeras semanas

La fisioterapia posparto, es algo que muchas madres y su entorno dejan a un lado a pesar de su demostrado potencial para contribuir a la recuperación del cuerpo tras el estrés al que se ve sometido en el momento del nacimiento del bebé.

Algunas madres detectan una serie de síntomas y cambios en su estado de salud tras el parto, ya sean cansancio, incontinencia, pérdidas de orina, pesadez vulvar, vaginal y anal, o dolor en distintas zonas del cuerpo. Son síntomas perfectamente normales, pero no por ello hay que soportarlos sin más. Hay muchos falsos mitos que dicen que, precisamente por ser normales, se solucionarán solos con el paso del tiempo, y esto es una idea incorrecta y sin base científica, que perjudica a muchas mujeres si no le ponen remedio, ya que se pueden cronificar en el tiempo

Fisioterapia de suelo pélvico

Para evitar que un problema relacionado con el parto pueda perdurar más de la cuenta, recomendamos acudir a un fisioterapeuta experto en suelo pélvico, quien será el profesional encargado de evaluar a cada paciente y pautar unos ejercicios y recomendaciones para agilizar su recuperación.

Los fisioterapeutas ayudarán a cada mujer con un enfoque completo:

  • Recuperación de una correcta dinámica lumbo-pélvica: se centrará en ejercicios para tonificar y trabajar el posicionamiento, flexibilidad articular y tono muscular, que inevitablemente se habrán visto perjudicados no sólo en el momento del parto, sino durante el embarazo. Recomendamos que las mujeres acudan a un fisioterapeuta experto en suelo pélvico a lo largo del embarazo para trabajar su cuerpo y mantener la calidad e integridad física, evitando lesiones y patologías típicas de los cambios producidos por la gestación
  • Tratamiento del tejido dañado y las cicatrices: a muchas mujeres se les realizan cesáreas y episiotomíasdurante el parto para facilitar la salida del bebé. Los tratamientos específicos del tejido dañado y cicatrices evitarán que puedan aparecer disfunciones o dolor en el futuro.
  • Normalización del tono del suelo pélvico: el suelo pélvico es unazona más del cuerpo que se puede entrenar y fortalecer. Hacerlo tras el embarazo es clave para evitar problemas como la incontinencia urinaria e incluso problemas mayores, como el prolapso uterino o desprendimiento de la matriz.
  • Recuperación de una función sexual satisfactoria: si las mujeres sufren dolor o molestias tras el parto, su vida sexual también se verá afectada. Por eso, el tratamiento de fisioterapia yla realización de ejercicios, pautados y guiados por un fisioterapeuta experto en uroginecología será clave para una vida sexual satisfactoria.

Trabajar junto al bebé

En muchas ocasiones, algunas madres se ven obligadas a renunciar a cuidarse tras el parto porque no disponen de la capacidad para separarse de su bebé durante algunas horas. Sin embargo, practicar ejercicios para fortalecer y recuperar el suelo pélvico tras el parto se pueden realizar junto al bebé, hasta el punto de que existen grupos terapéuticos donde el trabajo se diseña teniendo en cuenta al hijo para que participe a su manera en los ejercicios.

Además, los fisioterapeutas recuerdan que durante la lactancia también se pueden dar problemas como el edema mamario o anomalías musculares en la boca del bebé. Estas patologías también pueden ser tratadas con ejercicios de fisioterapia de los que también se beneficiará el recién nacido gracias al trabajo en equipo con matronas y logopedas. Cada mujer y cada bebé tienen sus propias características y problemáticas, así que los fisioterapeutas trabajan junto a otros profesionales para ofrecer un plan de recuperación con una visión holística, más eficiente, rápida y completa.

Lo importante es comenzar cuanto antes con estos ejercicios previa revisión ginecológica y autorización del médico, ya que será la forma de evitar que los problemas aparezcany obliguen a la madre y al bebé a vivir con dolores e incomodidad durante más tiempo. El nacimiento de un hijo es un momento de felicidad que debe ser vivido con plenitud, y aunque no todo es de color de rosa todo el tiempo, la fisioterapia puede ayudar a que, al menos, algunos síntomas y consecuencias del parto se puedan atajar a tiempo y de la manera más cómoda posible.